Sobreponerse es todo

El 9 de octubre de 1906, tal día como hoy, un joven de 19 años, de rancia estirpe nobiliaria, Wolf Graf von Kalkreuth, extraordinariamente dotado para el arte y los idiomas, habiendo elegido, a pesar de su pobre constitución física, la carrera militar y seguramente abrumado por la dureza y la brutalidad de la disciplina castrense (la vida es eso) puso fin a sus días. Este suceso inspiró a Rilke un tremendo poema "Requiem" -Oh, vieja maldición de los poetas, que se quejan donde deberían cantar- que termina con uno de los versos más conocidos suyos: Wer spricht von Siegen? Überstehn ist alles. "¿Quién habla de victorias? Sobreponerse es todo." Rilke se dirige con simpatía al muchacho difunto y le dice que no se avergüenze cuando le rocen los otros muertos, los que soportaron hasta el final. Es un poema estoico. 

5 comentarios:

  1. A ningún gran poeta español se le ocurriría escribir en ese contexto poético una palabra tan prosaica como "sobreponer".

    En casos así se ve bien la dificultad de la traducción, por no decir su imposibilidad.

    Teóricamente las palabras tienen significados semejantes entre las diversas lenguas, pero en realidad muchas de ellas no son idénticas al 100 %.

    Eso sin hablar del sonido...

    ResponderEliminar
  2. El verso final de ese "Requiem" en francés, traducido por el poeta Lorand Gaspar:

    "Qui parle de vaincre? Surmonter c'est tout." (¿Quién habla de vencer? Superar es todo.)

    En francés a mí me suena un poco mejor que en español, pero imagino que en alemán suene mucho mejor que en ambas lenguas, ¿no?

    ResponderEliminar
  3. En alemán suena mejor que en cualquier otro idioma, por algo es la lengua original. Rilke es un poeta muy sutil, me parece. Creo que es difícil hasta para los germanoparlantes. Su alemán es muy enrevesado. Conste, no obstante, que no sé mucho alemán.

    ResponderEliminar
  4. Yo estoy leyendo en este momento la biografía hiperdetallada (casi 900 grandes páginas con letra pequeña) de Ralph Freedman, titulada en francés "La vie d'un poète".

    La imagen tradicional de Rilke que yo tenía (el poeta "puro" aislado de todo, una especie de autista obsesionado con la inspiración, solitario y desvalido) es, al menos por el momento (estoy en la época en que Rilke viene a París a escribir un libro sobre Rodin) es totalmente falsa. Era un tipo con mucha cara, espabilado, que utilizaba con bastante descaro a la gente que conocía, que pasaba el día mendigando dinero e intentando por todos los medios hacerse un nombre para vivir de la literatura. El resultado de todo ello es que siendo muy joven había ya publicado mucho.

    En cualquier caso no era un tipo que suscite la simpatía, como una Emily Dickinson, un A.Machado, un César Vallejo o una Marina Stvetaieva, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. Por lo poco que sé, y mucho que deduzco, Rilke era tal como lo defines: espabilado, descarado, astuto, interesado y poco leal. Yo no le juzgo, sería mezquino. Estábamos equivocados, eso es todo. Quien invoca a los ángeles no tiene por qué ser angélico. La vida, la soledad y la muerte, para poder cantarlas desde un castillo, exigen ciertas ceremonias.

    ResponderEliminar