Georg Heym

3.II-1908. Dimos un paseo en trineo. En el ocaso se elevó una gran nube, con la forma de una cabeza de toro que miraba el suelo, densa se desplazaba despacio bajo una brillante estrella solitaria. También pensé qué hermoso sería dar este paseo en compañía de una querida muchacha. En un segundo trineo quizá Ernst Balcke o Werner Glimm con sus chicas. Viajando así por la tarde invernal. 

Georg Heym, Diario
 
El 16 de enero de 1912 este poeta expresionista y su amigo Ernst Balcke se ahogaron en el río Havel cuando patinaban sobre el hielo. Balcke cayó en una brecha y Heym intentó salvarle. Tenían 24 años. Zbigniew Herbert dedicó a este suceso un hermoso poema. No llegaron a ver la Primera Guerra Mundial en la que es muy probable que hubieran caído.

5 comentarios:

  1. Interesante. Pero entonces ¿tuvo suerte de evitar la I Guerra Mundial?:)
    Por favor, que nadie se enfade por hacer cosquillas a temas tan serios. A veces, también lloro.

    ResponderEliminar
  2. Todos lloramos a veces. Quien no lo haga no es humano.

    ResponderEliminar
  3. El día de la muerte no se elige, pero mejor en un lago helado antes que en una guerra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. Aunque uno no caiga en "el campo del honor"

      Eliminar
  4. Algunas son furtivas y tan bellas como a las que cantó Enrico Caruso. Por cierto, altruista en la Primera Guerra Mundial.
    Me encanta este hombre.

    https://youtu.be/K4fUAVcXeiQ

    ResponderEliminar