Lo confieso.


En un intento por proteger a su familia ante los procedimientos judiciales que penden sobre ella —relacionados, en la mayoría de ocasiones, con los movimientos de grandes sumas de dinero en cuentas en el extranjero—, Pujol entona el mea culpa: “Es en ese momento que mi error original contaminó directamente a mis siete hijos y a mi esposa”. Pero Pujol no tuvo tiempo, en 34 años, para expiar su pecado original: “Lamentablemente, no se encontró nunca el momento adecuado para regularizar esta herencia, como sí han podido hacerlo otras personas” gracias a las tres regularizaciones extraordinarias aprobadas por los sucesivos Gobiernos. La última de ellas, la amnistía fiscal aprobada en 2012 por Mariano Rajoy, que pretendía aflorar 25.000 millones de euros defraudados a Hacienda. Los Pujol no llegaron a tiempo para acogerse a la amnistía, por lo que han presentado declaraciones adicionales admitiendo los rendimientos opacos en el extranjero.

Jesús García, Diario El País, 26/07/14

1 comentario:

  1. En España hay muchísimo dinero, pero lo tienen los ladrones.

    ResponderEliminar